Semillas de chia como tomarlas

¿se pueden comer las semillas de chía sin remojarlas?

Las semillas de chía suelen ser elogiadas como un superalimento diminuto que debe estar en la despensa de cualquier cocina, pero ¿merecen la pena? Bueno, entre el impresionante perfil nutricional de las semillas y su versatilidad para hornear, tomar y espolvorear, hay mucho que amar. Veamos algunos de sus beneficios nutricionales y cómo consumirlas.

Las semillas de chía proceden de la planta Salvia Hispanica L., de la familia de la menta. En su día, antes de la moda de las mascotas de chía de los años 90, las semillas de chía se cultivaban como fuente de alimento en América Central y del Sur, y la leyenda dice que ya se cultivaban en el año 3500 a.C. y se utilizaban como ofrenda a los dioses aztecas. Una planta emparentada, la Salvia columbariae (chía dorada), fue utilizada también por los nativos americanos en el suroeste de Estados Unidos. Las variedades marrones, aunque se ven con menos frecuencia, también se utilizan: son semillas que no han madurado del todo.

Las semillas de chía son delicadas y fáciles de digerir enteras, por lo que no es necesario molerlas como las semillas de lino. (Las semillas de chía apenas tienen sabor propio, por lo que son fáciles de incorporar a una gran variedad de platos para aprovechar sus beneficios nutricionales. Cuando cocino con semillas de chía en casa, me encanta utilizarlas como aderezos espolvoreados sobre cosas como el yogur, la avena, las ensaladas y los tazones de cereales, o como complementos para las recetas de magdalenas y pan. Sólo recuerda: Cuando se combinan con líquido, las semillas de chía lo absorben y forman una consistencia similar a la de un gel, así que empieza con sólo una o dos cucharadas y ve cómo va. Puede aprovechar esta reacción añadiendo chía a los aderezos y salsas caseros para obtener más cremosidad.Aquí hay más formas de comer semillas de chía en varios momentos del día:

  Como ser deportista de elite

Cómo comer semillas de chía con agua

Las semillas de chía son un potente superalimento con muchas ventajas nutricionales, desde el calcio para fortalecer los huesos hasta la fibra para una digestión óptima. Esta Guía Definitiva de las Semillas de Chía explica cómo utilizarlas, por qué son tan beneficiosas y qué buscar al comprarlas.

Las semillas de chía son pequeñas semillas negras de la planta Salvia hispanica, y existen desde hace cientos de años. Las semillas de chía tienen una gran variedad de beneficios para la salud, diferentes usos en la repostería y la cocina, ¡y son conocidas por la energía que proporcionan!

Las semillas de chía se pueden preparar de muchas maneras diferentes, pero la forma más común es remojarlas. Al remojarlas en diferentes tipos de leche, zumos de frutas o salsas, se puede hacer pudin de chía, mermelada de chía o mousse de chía.

Las semillas de chía pueden expandirse 10 veces, absorbiendo tanto el líquido como el sabor en el que se encuentran. Cuantas más semillas de chía añadas, más líquido deberás añadir; si añades más chía que líquido, algunas quedarán crudas y crujientes.

Si no te gusta el pudín de chía, no te preocupes. Las semillas de chía pueden disfrutarse en productos horneados, añadiendo algunas a las magdalenas, la granola y los aperitivos no horneados, como los bocados energéticos. Las semillas de chía serán bastante indetectables cuando las utilices en este tipo de recetas.

  Pastillas para los calambres

Recetas de semillas de chía para adelgazar

En la lengua maya, “chía” significa “fuerza”, por lo que no es de extrañar que fueran fanáticos de estas pequeñas semillas. Se cree que constituían uno de los cuatro grupos básicos de alimentos de las civilizaciones centroamericanas.

Si comes demasiadas semillas de chía, pueden causarte algunas molestias digestivas. Esto se debe a que tienen un alto contenido en fibra, y un exceso de fibra puede causar problemas a algunas personas, por ejemplo, hinchazón, dolor abdominal, gases, estreñimiento y diarrea.

Las semillas de chía son una de las pocas plantas que contienen los 9 aminoácidos esenciales, es decir, los que tu cuerpo no puede producir y debes obtener a través de tu dieta.4 Y como las semillas de chía están compuestas por alrededor de un 19% de proteínas, ¡sin duda son un gran aporte de proteínas! 5

Si te aseguras de consumir suficientes proteínas cada día, tu cuerpo podrá crecer, repararse y mantenerse. Esto también es válido para los músculos. Cuando nos esforzamos en el gimnasio, nuestros músculos se rompen y necesitan proteínas para repararse y fortalecerse.

Además, son muy absorbentes, lo que las convierte en un magnífico sustituto del huevo y espesante de salsas.11 Incluso puedes mezclarlas con leche y un edulcorante para hacer pudines de semillas de chía, uno de los postres más saludables que existen.

Cuánto tiempo hay que remojar las semillas de chía

La semilla de chía procede de la planta del desierto Salvia hispanica. La planta es originaria de México, y su origen es muy antiguo. Las culturas azteca y maya conocían las notables propiedades de la semilla de chía y la utilizaban como potenciador de la energía.

Las semillas de chía tienen un alto contenido en un ácido graso omega-3 de origen vegetal, conocido por su efecto sobre la inflamación. Se llama ácido alfa-linolénico y es importante para un corazón sano. Un estudio sobre las semillas de chía confirmó que el consumo de 37 gramos de semillas de chía al día conducía a una reducción de los marcadores inflamatorios en la sangre.

  Perdida masa muscular piernas

Treinta y siete gramos es mucho en un día (un poco más de media taza), pero los resultados siguen siendo significativos. Debo señalar que cuando se toman semillas de chía, es mejor utilizarlas en forma ablandada, como en un batido o un pudín.    Las semillas de chía secas espolvoreadas sobre un postre o una ensalada también están bien.

Dependiendo de su sexo y edad, debe consumir entre 19 y 38 gramos de fibra al día.    Lo ideal para las mujeres son unos 25 gramos. Dos cucharadas de semillas de chía tienen 11 gramos de fibra. Las recomendaciones para el consumo de semillas de chía son de aproximadamente 1,5 cucharaditas al día (añade las semillas a la avena y a un batido, y ya está todo listo). Luego, obtén el resto de otras grandes fuentes de fibra, como la remolacha, los tomates y el brócoli.