Lugar donde rezan los islamicos

La mezquita de la meca

Las mezquitas suelen ser lugares de oración, vigilias de Ramadán, servicios funerarios, acuerdos matrimoniales y comerciales, recogida y distribución de limosnas, así como refugios para personas sin hogar[1][3] Históricamente, las mezquitas han servido como centro comunitario, tribunal de justicia y escuela religiosa. En los tiempos modernos, también han conservado su papel como lugares de instrucción y debate religioso[1][3] Se concede especial importancia a la Gran Mezquita de La Meca (centro del hajj), a la Mezquita del Profeta en Medina (lugar de enterramiento de Mahoma) y a la Mezquita de Al-Aqsa en Jerusalén (que se cree que es el lugar de la ascensión de Mahoma al cielo)[1].

Con la expansión del Islam, las mezquitas se multiplicaron por todo el mundo islámico. A veces, las iglesias y los templos se convirtieron en mezquitas, lo que influyó en los estilos arquitectónicos islámicos[3]. Mientras que la mayoría de las mezquitas premodernas se financiaban con donaciones benéficas,[1] la creciente regulación gubernamental de las grandes mezquitas se ha visto contrarrestada por el aumento de las mezquitas financiadas con fondos privados, muchas de las cuales sirven de base para diferentes corrientes islámicas revivalistas y para el activismo social[3] Las mezquitas han desempeñado diversas funciones políticas. Los índices de asistencia a las mezquitas varían mucho según la región.

Kaaba

Las mezquitas suelen ser lugares de oración, vigilias de Ramadán, servicios funerarios, acuerdos matrimoniales y comerciales, recogida y distribución de limosnas, así como refugios para personas sin hogar[1][3] Históricamente, las mezquitas han servido como centro comunitario, tribunal de justicia y escuela religiosa. En los tiempos modernos, también han conservado su papel como lugares de instrucción y debate religioso[1][3] Se concede especial importancia a la Gran Mezquita de La Meca (centro del hajj), a la Mezquita del Profeta en Medina (lugar de enterramiento de Mahoma) y a la Mezquita de Al-Aqsa en Jerusalén (que se cree que es el lugar de la ascensión de Mahoma al cielo)[1].

Con la expansión del Islam, las mezquitas se multiplicaron por todo el mundo islámico. En ocasiones, las iglesias y los templos se convirtieron en mezquitas, lo que influyó en los estilos arquitectónicos islámicos[3]. Los índices de asistencia a las mezquitas varían mucho según la región.

Uso del edificio de la mezquita

Una mezquita es un lugar donde los musulmanes rinden culto y rezan a Dios. Algunas mezquitas son también lugares donde los musulmanes se reúnen y discuten o donde se imparte educación religiosa. En algunos países, las mezquitas también sirven para fines políticos y los imanes discuten cuestiones políticas.

Las mezquitas se remontan al siglo VII, cuando surgieron en la península arábiga. Durante siglos se formaron ciudades alrededor de este edificio central. Las mezquitas tienen diferentes tamaños y formas según la parte del mundo en la que se encuentren. Las mezquitas más famosas están en Turquía y Oriente Medio. Los mejores ejemplos son la Mezquita Azul de Estambul, la Gran Mezquita de La Meca o la Mezquita del Profeta en Medina.

El modelo de construcción de mezquitas fue la casa de Mahoma en Medina, construida en el siglo VII. Tras su muerte, las mezquitas se convirtieron en importantes símbolos del Islam. Durante la Edad Media se construyeron allí donde se asentaban los árabes.

Se extendieron rápidamente por el norte de África y el sur de Europa, hasta España. En el siglo XV el Islam se había extendido a Asia, donde se convirtió en la religión dominante en las islas indonesias de Java y Sumatra. Durante el Imperio Otomano, los turcos se convirtieron al Islam y se construyeron muchas grandes mezquitas en Estambul y otras ciudades. Con la extensión de la población musulmana a los Balcanes, las mezquitas se han generalizado en muchas ciudades y pueblos de Grecia, Albania, Serbia y Bosnia.

Mezquita suleymani…

Las mezquitas suelen ser lugares de oración, vigilias de Ramadán, servicios funerarios, acuerdos matrimoniales y comerciales, recogida y distribución de limosnas, así como refugios para personas sin hogar[1][3] Históricamente, las mezquitas han servido como centro comunitario, tribunal de justicia y escuela religiosa. En los tiempos modernos, también han conservado su papel como lugares de instrucción y debate religioso[1][3] Se concede especial importancia a la Gran Mezquita de La Meca (centro del hajj), a la Mezquita del Profeta en Medina (lugar de enterramiento de Mahoma) y a la Mezquita de Al-Aqsa en Jerusalén (que se cree que es el lugar de la ascensión de Mahoma al cielo)[1].

Con la expansión del Islam, las mezquitas se multiplicaron por todo el mundo islámico. A veces, las iglesias y los templos se convirtieron en mezquitas, lo que influyó en los estilos arquitectónicos islámicos[3]. Mientras que la mayoría de las mezquitas premodernas se financiaban con donaciones benéficas,[1] la creciente regulación gubernamental de las grandes mezquitas se ha visto contrarrestada por el aumento de las mezquitas financiadas con fondos privados, muchas de las cuales sirven de base para diferentes corrientes islámicas revivalistas y para el activismo social[3] Las mezquitas han desempeñado diversas funciones políticas. Los índices de asistencia a las mezquitas varían mucho según la región.