Leonardo Sbaraglia: “Últimamente me rodeo de unas mujeres espectaculares en pantalla, tengo una suerte fantástica”

El argentino Leonardo Sbaraglia acapara nuestra cartelera con tres películas: “El rey de la montaña”, “Santos”, que interpreta junto a la guapa Elsa Pataky, y su último film presentado, “Diario de una ninfómana”. Tres interpretaciones muy diferentes pero que muestran la gran valía de este joven actor que se ha hecho ya un hueco muy merecido en el cine español.

En esta ocasión interpreta a Jaime, un empresario con doble personalidad. Un papel complicado, ya que se ha tenido que meter en la piel de un auténtico maltratador. “Es un personaje muy complejo, pero muy bonito a la vez. Te da muchas posibilidades de investigar”, reconoce Leonardo.

Últimamente me rodeo de unas mujeres espectaculares en pantalla, tengo una suerte fantástica

Con un pie en su país, Argentina, y otro en España, su país de adopción, Leo, como todos le conocen, vive un momento profesional inmejorable. Pero en el ámbito personal también se siente muy completo. El actor se casó hace siete años con Guadalupe, la mujer de su vida, y hace tan sólo dos años y medio se convirtió en papá de una niña, Julia. Una familia a la que adora y de la que no se despega por nada del mundo.

“Yo viajo con mi familia todo el tiempo, si uno quiere puede compaginar este trabajo con una vida familiar”, afirma el argentino.

– Leonardo, ¿cómo describirías a Jaime, el personaje que interpretas en “Diario de una ninfómana”?
– Es un personaje que aparece en la vida de Val, personaje que interpreta Belén Fabra. Ella va buscando enamorarse y se encuentra con un empresario que le da muchísima seguridad. Sin embargo, es un hombre con muchos problemas. Su encanto se va convirtiendo en un infierno y machacará la vida de Valérie. La hunde…

– ¿Un personaje complicado a la hora de interpretar…?
– Sí. Es un personaje muy complejo, pero muy bonito a la vez. Te da muchas posibilidades de investigar. Es un hombre que está borracho casi toda la película, que está drogado, en grados emocionales muy altos… Pero tiene el contraste de que es un tipo que cuando está bien es una auténtico sol.

– Cuando un actor hace un papel así, ¿logra desconectar cuando sale del set de rodaje?
– Sí. Es una cosa que a uno le afecta y le hace reflexionar, pero no puedo llevármelo a casa porque tengo una hija con dos años y medio…, (sonríe) así que tengo que olvidarme y dejar los personajes en la puerta de casa. Me parece que ya tengo el suficiente oficio para entender a los personajes mientras los hago y después desconectar. Cada día que paso en esta profesión me doy cuenta de que tengo que crear instrumentos que tocar en el momento del concierto, no más allá.

– ¿Te has sentido incómodo en algún momento con este personaje?
– No. Fue un proceso de gran disfrute en todo momento. Ha sido estupendo el trabajo tanto con la protagonista, Belén, como con el director.

– Es una película que habla sin tapujos del sexo, algo que normalmente es tema tabú. ¿Cómo le quieres plantear a tu hija ése tipo de temas…?
– Lo más importante es que ella aprenda a disfrutar de la vida, del afecto en todas sus dimensiones. (Ríe) Supongo que mi mujer será la encargada de ayudarla y establecerá diálogos más naturales…

– Tú lo pasarás peor…
– (Ríe) Sí, yo lo pasaré mal. Pero bueno, sólo espero que sea libre y feliz. Que disfrute de las cosas de este mundo. Ése es mi objetivo. La mejor lucha que uno puede establecer es tratar de ayudar a formar a sus hijos con afecto, amor, hacerlos fuertes de pensamiento y tratar de transmitirles la experiencia de uno y de la propia historia. Eso les hará ser más capaces.

– Leonardo, estás en un momento profesional y personal estupendo…
– (Sonríe) Sí. Ése sentimiento lo vivo más cuando estoy trabajando. Tengo ahora mismo dos películas en cartelera, casi tres porque hace poco se presentó “El rey de la montaña”…
– En el caso de “Santos” haces de malvado héroe de cómic, y en “Diario de una ninfómana” interpretas a un maltratador. Son personajes que distan mucho de tu personalidad, Leonardo… ¿Te gusta más ése tipo de papeles?
– Sí. Es muy bonito, como desafío, que te ofrezcan personajes que se alejen de tu personalidad. Lo mejor en éste trabajo es tener que investigar para descubrir cómo es esa persona a la que tiene que dar vida.

– En esta película apareces junto a Belén Frabra; en “Santos” junto a Elsa Pataky… Últimamente te rodeas de unas mujeres espectaculares en pantalla.
– (Sonríe) Tengo una suerte fantástica (risas). Con Belén Fabra, con Elsa, con Paz Vega, con Leonor Watling,… he trabajo con las chicas más guapas de este país.

– ¿Y eso cómo lo llevas…?
– (Ríe) ¡Muy bien! Pero sobre todo me gusta haber coincidido con ellas porque uno se encuentra con personas que aman esta profesión. Eso es lo más bonito.

– El mundo del espectáculo, del cine, la televisión…, se ve muy frívolo desde fuera. ¿Es todo tan bonito como parece?
– No. Si la gente viese muchas situaciones que pasan… Pero mi vida no es muy diferente a la de cualquier otra persona. A lo mejor la de una estrella de Hollywood sí, pero mi vida no. Lo he buscado así…

– Has intentado llevar una vida tranquila y normal al margen de todo lo que conlleva ser una estrella del cine…
– Exacto. Mi vida real es la vida que tengo con mi familia, con mis amigos, con mi entorno, con la gente que estudia conmigo. Esa es la vida que yo busco.

– ¿Puedes compaginar un trabajo como éste con una vida familiar, con una mujer y una niña, como es tu caso?
– Absolutamente. Yo viajo con mi familia todo el tiempo. Si uno quiere todo se puede compaginar todo. Uno puede hacer lo que quiere, y construir la vida que quiera.

– Leonardo, tu estás con un pie en Argentina y otro en España. Triunfas en los dos países. ¿Aspiras a triunfar también en Estados Unidos?
– Yo siempre aspiro a más, es normal. Me parecería muy tonto limitarme y negarme a la posibilidad de probar en otro mercado como el americano. Si se presentan proyectos bonitos desde allí yo estaría encantado de hacerlo. No tengo ningún problema, al contrario. Pero todavía no se me ha dado ésa oportunidad, o quizá no la he generado. No lo descarto porque es un cine en el que se hacen cosas muy malas, pero también cosas muy buenas.

– En los próximos meses, ¿qué proyectos tienes pendientes?
– Dentro de poco se estrenará una película que hice en México, “Amor, dolor y viceversa”. Un film excelente. Tengo también pendiente una película junto a Miguel Ángel Solá. Y para televisión hice una serie, para toda Latinoamérica… Aquí en España también hay proyecto pero todavía no están cerrados, así que no diré nada (sonríe).

– No paras…
– (Ríe) Sí, la verdad es que llevo unos meses de duro trabajo. Por eso ahora estoy solamente con promociones e intentaré descansar durante un tiempo.

– ¿Te podríamos ver alguna vez en una serie para nuestra pequeña pantalla?
– ¿Por qué no? Ya trabajé en “Al filo de la ley”. Si está bien hecho, me encantaría.

– ¿Sigues alguna serie de las que se emiten ahora?
– No, ahora mismo no tengo tiempo de sentarme a ver ninguna. Vivo con una pequeña de casi tres años (sonríe).

Cuando uno es padre, a duras penas tienes tiempo ni para ir al cine, como para sentarte a ver la televisión.

Escribe un comentario