Montserrat serra y blanca thiebaut

dadaab 20 años después: sombras de vidas

Montserrat Serra y Blanca Thiebaut, dos cooperantes de MSF liberadas ayer en Somalia, aterrizaron a las cuatro de la tarde en la base aérea de Torrejón de Ardoz, en España, según ha confirmado Médicos Sin Fronteras.

Su presidente, José Antonio Bastos, compareció esta mañana ante los medios de comunicación en la sede que la ONG tiene en el centro de Madrid. Junto a Bastos se encontraba Inés (en la imagen), hermana de Blanca, con quien ha podido hablar en las últimas horas para comprobar que ambas están «bien de ánimo», aunque ha subrayado que «necesitan tiempo» para recuperar la normalidad tras 21 meses de calvario. En ese sentido, ha pedido la colaboración de la ciudadanía y de los medios de comunicación y ha dicho que «lo importante es preservar el tiempo y el espacio para cuidarlos y ayudarlos».

El presidente de la ONG no ha revelado los detalles de la operación, «que se venía preparando desde hace varios días», porque podría «poner en peligro la vida de otro» que se encontrara en la región.  Bastos ha agradecido los «cientos de miles» de mensajes de apoyo y la discreta implicación de los medios de comunicación y del Gobierno español, con el que ha sostenido haber asegurado «un compromiso constructivo desde el principio».

Montserrat serra y blanca thiebaut del momento

Montserrat Serra y Blanca Thiebaut, dos cooperantes de MSF liberadas ayer en Somalia, aterrizaron a las cuatro de la tarde en la base aérea de Torrejón de Ardoz, en España, según ha confirmado Médicos Sin Fronteras.

Su presidente, José Antonio Bastos, compareció esta mañana ante los medios de comunicación en la sede que la ONG tiene en el centro de Madrid. Junto a Bastos ha estado Inés (en la imagen), hermana de Blanca, con la que ha podido hablar en las últimas horas para comprobar que ambas están «bien de ánimo», aunque ha subrayado que «necesitan tiempo» para recuperar la normalidad tras 21 meses de calvario. En ese sentido, ha pedido la colaboración de la ciudadanía y de los medios de comunicación y ha dicho que «lo importante es preservar el tiempo y el espacio para cuidarlos y ayudarlos».

El presidente de la ONG no ha revelado los detalles de la operación, «que se venía preparando desde hace varios días», porque podría «poner en peligro la vida de otro» que se encontrara en la región.  Bastos ha agradecido los «cientos de miles» de mensajes de apoyo y la discreta implicación de los medios de comunicación y del Gobierno español, con el que ha sostenido haber asegurado «un compromiso constructivo desde el principio».

Montserrat serra y blanca thiebaut en línea

En octubre de 2011, Montserrat SERRA y Blanca THIEBAUT fueron secuestradas en el campo de refugiados Ifo 2 de Dadaab (Kenia) mientras trabajaban para ayudar a la población somalí más vulnerable. Posteriormente fueron trasladadas a Somalia, donde podrían seguir retenidas contra su voluntad.     MSF reitera su indignación, condena este acto de violencia contra los trabajadores humanitarios y reitera su demanda de liberación inmediata. Las familias Thiebaut y Serra expresan su preocupación y dolor por el secuestro y su voluntad de hacer lo posible por la liberación de Blanca y Montserrat. A través de MSF, agradecen a los medios de comunicación y a otras instituciones locales, nacionales e internacionales la prudencia y discreción que han mostrado durante todo este tiempo con respecto al secuestro. MSF renueva su llamamiento a seguir ejerciendo dicha discreción.

Montserrat serra y blanca thiebaut 2022

«Ambas trabajadoras humanitarias se encuentran en buen estado de salud y están ansiosas por reunirse con sus seres queridos lo antes posible», dijo MSF en un comunicado de prensa. «Un equipo de MSF está ofreciendo todo el apoyo necesario a Mone, Blanca y sus familias».

La organización no proporcionó ninguna información sobre las condiciones de su liberación y traslado a España, pero se espera que sean traídas de vuelta por un avión militar y que lleguen durante la noche.

Ambas mujeres fueron secuestradas el 13 de octubre de 2011 cerca del campo de refugiados de Ifo, en Dadaab (Kenia), que acoge a casi medio millón de personas que huyen del hambre y la guerra en la vecina Somalia. Los cooperantes estaban ayudando con la logística en la construcción de un hospital de atención primaria.

Un grupo de hombres armados del clan Saleeban los atacó cuando iban en un coche con chófer cerca de Dadaab. Este secuestro en particular ha sido diferente porque las mujeres no estaban en manos de terroristas sino de delincuentes comunes, lo que significa que las negociaciones para su liberación no recayeron en el Estado, sino en el propio grupo sin ánimo de lucro. Varios mediadores se ofrecieron a ayudar a negociar la liberación a cambio de un rescate que llegó a alcanzar los 15 millones de dólares (11,5 millones de euros).

  Regalos de navidad the crazy haacks