Como funciona una bomba atomica

Física básica de una bomba atómica (1950)

Las bombas atómicas son armas nucleares que utilizan la energía de la fisión nuclear para producir explosiones masivas. Estas bombas contrastan con las bombas de hidrógeno, que utilizan tanto la fisión como la fusión para impulsar su mayor potencial explosivo.

Sólo se han utilizado dos armas nucleares en el transcurso de una guerra, ambas por parte de Estados Unidos cerca del final de la Segunda Guerra Mundial. El 6 de agosto de 1945, una bomba de fisión del tipo cañón de uranio, denominada «Little Boy», fue detonada sobre la ciudad japonesa de Hiroshima. Tres días más tarde, el 9 de agosto, una bomba de fisión de plutonio, llamada «Fat Man», explotó sobre Nagasaki, Japón. Estos dos bombardeos provocaron la muerte de aproximadamente 200.000 japoneses, en su mayoría civiles. El papel de los bombardeos en la rendición de Japón, y su estatus ético, siguen siendo objeto de debate académico y popular.

Las bombas atómicas se componen de un elemento fisible, como el uranio, enriquecido en el isótopo que puede mantener una reacción nuclear en cadena de fisión. Cuando un neutrón libre choca con el núcleo de un átomo fisible como el uranio-235 (235U), el uranio se divide en dos átomos más pequeños llamados fragmentos de fisión, además de más neutrones. La fisión puede ser autosostenida porque produce más neutrones con la velocidad necesaria para provocar nuevas fisiones. Esto crea la reacción en cadena.

Nuclear 101: cómo funcionan las bombas nucleares parte 1/2

Los tres primeros efectos son «inmediatos», porque el daño se produce inmediatamente después de la detonación. Por el contrario, la dosis de radiación de la lluvia radiactiva se administra durante un período prolongado, como se describe en el capítulo 5. La mayor parte de la dosis de la lluvia radiactiva se debe a la exposición externa a la radiación gamma de los radionúclidos depositados en el suelo, y ésta es la única vía de exposición considerada por los modelos informáticos que la Agencia de Reducción de Amenazas de Defensa (DTRA) y el Laboratorio Nacional Lawrence Livermore (LLNL) utilizaron para estimar los efectos sobre la salud para este estudio. A continuación se analizan las posibles

La radiación tiene efectos agudos y latentes sobre la salud. Los efectos agudos incluyen la enfermedad por radiación o la muerte resultante de altas dosis de radiación (superiores a 1 sievert [Sv], o 100 rems) administradas durante unos pocos días. El principal efecto latente es el cáncer. Las estimaciones de las muertes por cáncer latente se basan en gran medida en los resultados del seguimiento a largo plazo de los supervivientes de los bombardeos atómicos en Japón. Los resultados de estos estudios han sido interpretados por la Comisión Internacional de Protección Radiológica (ICRP)1 en términos de un coeficiente de riesgo a lo largo de la vida de 0,05 por sievert (5 × 10-4 por rem), sin umbral.2 Para el presente estudio, los efectos agudos de la radiación fueron estimados tanto por DTRA como por LLNL; las muertes por cáncer latente fueron estimadas sólo por LLNL.

Bomba de hidrógeno frente a bomba atómica: ¿cuál es la diferencia?

Las bombas atómicas son armas nucleares que utilizan la energía de la fisión nuclear para producir explosiones masivas. Estas bombas están en contraste con las bombas de hidrógeno, que utilizan tanto la fisión como la fusión para impulsar su mayor potencial explosivo.

Sólo se han utilizado dos armas nucleares en el transcurso de una guerra, ambas por parte de Estados Unidos cerca del final de la Segunda Guerra Mundial. El 6 de agosto de 1945, una bomba de fisión del tipo cañón de uranio, denominada «Little Boy», fue detonada sobre la ciudad japonesa de Hiroshima. Tres días más tarde, el 9 de agosto, una bomba de fisión de plutonio, llamada «Fat Man», explotó sobre Nagasaki, Japón. Estos dos bombardeos provocaron la muerte de aproximadamente 200.000 japoneses, en su mayoría civiles. El papel de los bombardeos en la rendición de Japón, y su estatus ético, siguen siendo objeto de debate académico y popular.

Las bombas atómicas se componen de un elemento fisible, como el uranio, enriquecido en el isótopo que puede mantener una reacción nuclear en cadena de fisión. Cuando un neutrón libre choca con el núcleo de un átomo fisible como el uranio-235 (235U), el uranio se divide en dos átomos más pequeños llamados fragmentos de fisión, además de más neutrones. La fisión puede ser autosostenida porque produce más neutrones con la velocidad necesaria para provocar nuevas fisiones. Esto crea la reacción en cadena.

¿cómo funcionan las bombas nucleares? – química real

Las bombas atómicas son armas nucleares que utilizan la energía de la fisión nuclear para producir explosiones masivas. Estas bombas contrastan con las bombas de hidrógeno, que utilizan tanto la fisión como la fusión para impulsar su mayor potencial explosivo.

Sólo se han utilizado dos armas nucleares en el transcurso de la guerra, ambas por parte de Estados Unidos cerca del final de la Segunda Guerra Mundial. El 6 de agosto de 1945, una bomba de fisión de uranio de tipo cañón, denominada «Little Boy», fue detonada sobre la ciudad japonesa de Hiroshima. Tres días más tarde, el 9 de agosto, una bomba de fisión de plutonio, llamada «Fat Man», explotó sobre Nagasaki, Japón. Estos dos bombardeos provocaron la muerte de aproximadamente 200.000 japoneses, en su mayoría civiles. El papel de los bombardeos en la rendición de Japón, y su estatus ético, siguen siendo objeto de debate académico y popular.

Las bombas atómicas se componen de un elemento fisible, como el uranio, enriquecido en el isótopo que puede mantener una reacción nuclear en cadena de fisión. Cuando un neutrón libre choca con el núcleo de un átomo fisible como el uranio-235 (235U), el uranio se divide en dos átomos más pequeños llamados fragmentos de fisión, además de más neutrones. La fisión puede ser autosostenida porque produce más neutrones con la velocidad necesaria para provocar nuevas fisiones. Esto crea la reacción en cadena.