El tiempo no existe albert einstein

La teoría de kaluza-kl

Ilustración del concepto de eternismo, que muestra a un hombre paseando a su perro. El tiempo avanza a través de la serie de instantáneas desde la parte inferior de la página hasta la superior. En una visión del tiempo con sentido común, cada uno de esos cuatro instantes existiría uno tras otro. Según el eternismo, esos cuatro instantes existen todos por igual.

El eternismo[1] es un enfoque filosófico de la naturaleza ontológica del tiempo, que considera que toda la existencia en el tiempo es igualmente real, en contraposición al presentismo o a la teoría del universo de bloques crecientes del tiempo, en la que al menos el futuro no es igual que cualquier otro tiempo[2] Algunas formas de eternismo dan al tiempo una ontología similar a la del espacio, como una dimensión, siendo los diferentes tiempos tan reales como los diferentes lugares, y los eventos futuros “ya están ahí” en el mismo sentido en que otros lugares ya están ahí, y que no hay un flujo objetivo del tiempo[3].

A veces se denomina teoría del “tiempo en bloque” o del “universo en bloque” debido a su descripción del espacio-tiempo como un “bloque” cuatridimensional inmutable, en contraposición a la visión del mundo como un espacio tridimensional modulado por el paso del tiempo.

Relatividad general

Cien veces al día me recuerdo que mi vida interior y exterior se basa en el trabajo de otros hombres, vivos y muertos, y que debo esforzarme para dar en la misma medida que he recibido y sigo recibiendo.

  El sol es mas grande que la tierra

Albert Einstein (14 de marzo de 1879 – 18 de abril de 1955) fue un físico teórico de origen alemán, ampliamente reconocido como uno de los más grandes físicos de todos los tiempos. Einstein es conocido por haber desarrollado la teoría de la relatividad, pero también hizo importantes contribuciones al desarrollo de la teoría de la mecánica cuántica. Juntos, la relatividad y la mecánica cuántica son los dos pilares de la física moderna. Ganó el Premio Nobel de Física de 1921 por su explicación del efecto fotoeléctrico.

El estado de ánimo que permite a un hombre realizar un trabajo de este tipo se asemeja al del adorador religioso o al amante; el esfuerzo diario no procede de ninguna intención o programa deliberado, sino que sale directamente del corazón.

“Lo que la vida significa para Einstein: An Interview by George Sylvester Viereck” The Saturday Evening Post (26 de octubre de 1929), p. 17. Un escaneo del artículo está disponible en línea aquí. Una transcripción está disponible aquí.

La relatividad general

Una de las formas en que los investigadores han tratado de medir el flujo subjetivo del tiempo es pidiendo a personas de diferentes edades que estimen cuándo ha pasado una determinada cantidad de tiempo. Los veinteañeros tienden a ser bastante precisos a la hora de juzgar cuándo han transcurrido tres minutos, y no suelen equivocarse en más de tres segundos. En cambio, los que tienen más de sesenta años se exceden en cuarenta segundos; es decir, lo que en realidad eran tres minutos y cuarenta segundos les parecen sólo tres minutos. Las personas mayores son internamente lentas, por lo que los relojes reales parecen ir demasiado rápido. Esto puede tener sus ventajas: en un concierto de John Cage, son los ancianos los que se sienten aliviados de que la composición 4’33” termine tan pronto.

  Miradas de amor como identificarlas

El río del tiempo puede tener sus rápidos y sus tramos más tranquilos, pero una cosa parece segura: nos lleva a todos, de un lado a otro, en su caudal. Irresistiblemente, irreversiblemente, estamos siendo arrastrados hacia nuestra muerte a un ritmo de un segundo por segundo. A medida que el pasado desaparece detrás de nosotros, el futuro, antes desconocido y misterioso, asume su banal realidad ante nosotros al ceder ante el “ahora” siempre apresurado.

Siete breves lecciones de física

Una de las formas en que los investigadores han tratado de medir el flujo subjetivo del tiempo es pidiendo a personas de diferentes edades que estimen cuándo ha pasado una determinada cantidad de tiempo. Las personas de poco más de veinte años tienden a ser bastante precisas a la hora de juzgar cuándo han transcurrido tres minutos, y suelen equivocarse por no más de tres segundos. En cambio, los que tienen más de sesenta años se exceden en cuarenta segundos; es decir, lo que en realidad eran tres minutos y cuarenta segundos les parecen sólo tres minutos. Las personas mayores son internamente lentas, por lo que los relojes reales parecen ir demasiado rápido. Esto puede tener sus ventajas: en un concierto de John Cage, son los ancianos los que se sienten aliviados de que la composición 4’33” termine tan pronto.

  Numero de galaxias en el universo

El río del tiempo puede tener sus rápidos y sus tramos más tranquilos, pero una cosa parece segura: nos lleva a todos, de un lado a otro, en su caudal. Irresistiblemente, irreversiblemente, estamos siendo arrastrados hacia nuestra muerte a un ritmo de un segundo por segundo. A medida que el pasado desaparece detrás de nosotros, el futuro, antes desconocido y misterioso, asume su banal realidad ante nosotros al ceder ante el “ahora” siempre apresurado.