Ejercicios para mujeres en casa

fuerza física

No es necesario ser miembro de un gimnasio para eliminar la grasa no deseada y estar en forma. De hecho, ni siquiera necesitas material. Utiliza este entrenamiento supersencillo con el peso del cuerpo del Gran Libro de Ejercicios de Women’s Health para quemar grasa, tonificar todos los músculos y mejorar tu forma física. Cómo hacerlo: Realiza este entrenamiento en forma de circuito, completando el número de repeticiones prescritas de cada ejercicio sin descansar. Una vez que hayas hecho una serie de cada ejercicio, descansa dos minutos y luego repite el circuito completo una o dos veces más.

Colócate tan alto como puedas con los pies separados un poco más que la anchura de los hombros. Mantenga los brazos estirados delante de su cuerpo a la altura de los hombros, de modo que los brazos queden paralelos al suelo [A]. Mantén el torso tan erguido como puedas durante todo el movimiento, con la parte inferior de la espalda ligeramente arqueada. Contrae los abdominales y baja el cuerpo todo lo que puedas empujando las caderas hacia atrás y doblando las rodillas [B]. Haz una pausa y vuelve a la posición inicial. Eso es una repetición. Haz de 15 a 20 repeticiones.

entrenamiento para principiantes en casa mujer

No es necesario ser miembro de un gimnasio de lujo o tener un equipo de ejercicio caro para estar en una forma increíble. Los mejores entrenamientos pueden realizarse a menudo en tu propia casa y utilizar tu peso corporal para trabajar prácticamente todos los músculos del cuerpo. Tanto si colocas una colchoneta de ejercicios y bandas de resistencia en un rincón de tu habitación como si tienes una zona más amplia para sudar, no necesitas mucho espacio ni equipamiento para ponerte en movimiento. Pero el ejercicio regular no sólo sirve para tener un buen aspecto y desarrollar la fuerza; también es beneficioso para la inmunidad y puede ayudar a eliminar las bacterias de los pulmones y las vías respiratorias. Además, mantenerse activo es necesario para mantener una mentalidad saludable, especialmente si se trabaja a distancia. «Si trabajas desde casa, es importante que seas constante con tus entrenamientos para ayudar a maximizar la productividad y mantener una rutina», dice la entrenadora personal certificada Alix Turoff, MS, RD, CDN, CPT.

SentadillasPrueba las sentadillas de aire, las sentadillas de paso lateral, las sentadillas de sumo, las sentadillas de salto e incluso las sentadillas con peso. Incluso puede intentar sostener una botella grande de detergente para obtener algo de resistencia adicional con sus sentadillas, sólo asegúrese de que la tapa esté bien puesta.

entrenamiento a intervalos de alta intensidad

La vida pasa demasiado rápido. Cuanto más viejo te haces, más te das cuenta de lo importante que es aprovechar cada día. Entonces, ¿qué le parecería ralentizar el proceso de envejecimiento? Aunque no podemos hacer retroceder el tiempo, sí podemos hacer retroceder los años de nuestro cuerpo: con ejercicio.

Y aunque los ejercicios cardiovasculares como caminar, correr o montar en bicicleta son importantes para la eficiencia del corazón y los pulmones, es el entrenamiento de fuerza el que proporciona los beneficios que mantienen su cuerpo más joven, más fuerte y más funcional a medida que pasan los años.  Si quiere mantenerse vivo e independiente durante muchos años más, este entrenamiento de fuerza le ayudará a conseguirlo.

El entrenamiento de fuerza es importante para todo el mundo, pero después de los 50 años es más importante que nunca. Deja de ser una cuestión de bíceps grandes o abdominales planos, sino que adquiere el tono de mantener un cuerpo fuerte y sano, menos propenso a las lesiones y las enfermedades.

Según el American Council on Exercise, «entre los 30 y los 80 años, los adultos sedentarios pueden experimentar una pérdida de fuerza muscular de entre el 30% y el 40% como resultado de la reducción de los niveles de masa muscular.»

flexiones

Cómo hacerlo: Enrolla una toalla (o coge una AbMat) y colócala debajo de la parte baja de la espalda. Siéntate en posición de mariposa con las plantas de los pies tocándose. Inicia el movimiento apoyando la espalda en el suelo. Inhala. Al exhalar, apuntala tu núcleo y levanta con los abdominales. Toca los pies con las manos y repite el movimiento. Intenta mantener las plantas de los pies pegadas: Colocar una toalla debajo de la parte baja de la espalda dará soporte a la columna vertebral y permitirá que los abdominales hagan la mayor parte del trabajo en lugar de las caderas. Además, los abdominales estarán en una posición más extendida al principio, lo que te permitirá flexionarlos en toda su amplitud de movimiento.

Cómo hacerlo: Túmbate sobre la espalda y levanta las piernas hasta que estén perpendiculares al torso. Tira del ombligo hacia la columna vertebral y levanta las caderas unos centímetros del suelo. Baja las caderas hasta el suelo y vuelve a empezar el movimiento. Mantén las manos plantadas junto al torso y flexiona los pies hacia la cara.Consejos profesionales: Para hacer este movimiento más difícil, intenta completar cada repetición sin dejar que las caderas toquen el suelo.