Personas que juegan con fuego

Cómo enseñar a un niño a no jugar con fuego

«¡Mira a esas llamas, suplicante! Levanta la cabeza, ¡mira! ¿Es eso lo que deseas sostener, suplicante? ¿Es la forma de las llamas lo que agita tu corazón? Sabe que las llamas pueden quemar, y si quieres aprender su poder, debes sufrir su contacto».

Publicidad: El fuego es uno de los elementos clásicos básicos y suele ser el elemento inicial de la trinidad Fuego, Hielo y Rayo que tanto gusta en los juegos de rol de consola. Es un poder muy popular para usar, sobre todo porque sale de las explosiones más bonitas. Parece que funciona mejor cuando se utiliza sobre muertos vivientes, flechas, espadas y, contra todo sentido común, incluso sobre personas. Incluso funciona cuando se enrolla en una bola tangible y se lanza.

Las personas que literalmente tienen calor también tienden a ser incombustibles y a tener una gran tolerancia al calor, como Poderes Secundarios Obligatorios. Pero a veces no lo son y son, de hecho, tan vulnerables a sus propias llamas como los demás. Del mismo modo, estos personajes pueden ser cañones de cristal física o emocionalmente debido a la reputación de su elemento de extrema destrucción y fragilidad.

Citas sobre jugar con fuego

Puedo citar algunos casos en los que la gente ha manipulado la magia y la brujería y se han visto muy asustados y traumatizados por algunos de los resultados. Quiero decir que estamos jugando con fuego, y tenía que decirlo.

Evidentemente, escribes a partir de tu experiencia y los límites son siempre difusos, pero a veces parece que estás jugando con fuego al elegir a alguien que obviamente existió.

Dentro de tu propia generación -las mismas canciones, las mismas guerras, las mismas actitudes hacia esas guerras, las mismas reglas y programas de radio en el aire- puedes calibrar las posibilidades e imposibilidades. Con una persona de otra generación, estás pisando el agua, jugando con fuego.

No recuerdo bien el momento exacto en el que me obsesioné con escribir una obra sobre la aparentemente interminable guerra en la República Democrática del Congo, pero sabía que quería contar de alguna manera las historias de las mujeres congoleñas atrapadas en el fuego cruzado.

Los robots ya realizan muchas funciones, desde la fabricación de coches hasta la desactivación de bombas o, más amenazante, el disparo de misiles. Los niños y los adultos juegan con robots de juguete, mientras que los robots aspiradores aspiran la suciedad en un número cada vez mayor de hogares y -como demuestran los vídeos de YouTube- entretienen a los gatos.

Pirómano

La piromanía es un trastorno del control de los impulsos en el que los individuos no logran resistirse repetidamente a los impulsos de provocar deliberadamente incendios,[1] con el fin de aliviar alguna tensión o para obtener una gratificación instantánea. El término piromanía proviene de la palabra griega πῦρ (pyr, ‘fuego’). La piromanía es distinta de los incendios provocados, que son los que se provocan deliberadamente para obtener un beneficio personal, monetario o político[2]. Los pirómanos provocan incendios para inducir la euforia y a menudo se fijan en las instituciones que controlan el fuego, como los parques de bomberos y los bomberos[cita requerida][dudoso – discutir] La piromanía es un tipo de trastorno del control de los impulsos, junto con la cleptomanía, el trastorno explosivo intermitente y otros.

Hay síntomas específicos que separan a los pirómanos de los que inician incendios con fines delictivos o por motivaciones emocionales no relacionadas específicamente con el fuego. La persona que padece este trastorno prende fuego deliberadamente y a propósito en más de una ocasión, y antes del acto de encender el fuego suele experimentar tensión y una acumulación emocional. Cuando está cerca del fuego, la persona que padece piromanía experimenta un intenso interés o fascinación y también puede experimentar placer, gratificación o alivio[3] Otro factor a largo plazo que suele estar relacionado con la piromanía es la acumulación de estrés. Cuando se estudia el estilo de vida de una persona con piromanía, suele ser evidente la acumulación de estrés y emociones, lo que se observa en las actitudes de los adolescentes hacia sus amigos y su familia[4] A veces es difícil distinguir la diferencia entre la piromanía y la experimentación en la infancia, porque ambas implican el placer del fuego[5].

Cuando juegas con fuego, te quemas citas

La piromanía es un trastorno del control de los impulsos en el que los individuos no logran resistirse repetidamente a los impulsos de provocar deliberadamente incendios,[1] con el fin de aliviar alguna tensión o para obtener una gratificación instantánea. El término piromanía proviene de la palabra griega πῦρ (pyr, ‘fuego’). La piromanía es distinta de los incendios provocados, que son los que se provocan deliberadamente para obtener un beneficio personal, monetario o político[2]. Los pirómanos provocan incendios para inducir la euforia y a menudo se fijan en las instituciones que controlan el fuego, como los parques de bomberos y los bomberos[cita requerida][dudoso – discutir] La piromanía es un tipo de trastorno del control de los impulsos, junto con la cleptomanía, el trastorno explosivo intermitente y otros.

Hay síntomas específicos que separan a los pirómanos de los que inician incendios con fines delictivos o por motivaciones emocionales no relacionadas específicamente con el fuego. La persona que padece este trastorno prende fuego deliberadamente y a propósito en más de una ocasión, y antes del acto de encender el fuego suele experimentar tensión y una acumulación emocional. Cuando está cerca del fuego, la persona que padece piromanía siente un intenso interés o fascinación y también puede experimentar placer, gratificación o alivio[3] Otro factor que contribuye a largo plazo y que suele estar relacionado con la piromanía es la acumulación de estrés. Cuando se estudia el estilo de vida de una persona con piromanía, suele ser evidente la acumulación de estrés y emociones, lo que se observa en las actitudes de los adolescentes hacia sus amigos y su familia[4] A veces es difícil distinguir la diferencia entre la piromanía y la experimentación en la infancia, porque ambas implican el placer del fuego[5].