Santo sepulcro jerusalen israel

monte del templo

El emplazamiento de la Iglesia del Santo Sepulcro en Jerusalén se identifica como el lugar tanto de la crucifixión como de la tumba de Jesús de Nazaret. La iglesia ha sido durante mucho tiempo un importante centro de peregrinación para los cristianos de todo el mundo.

Según el Nuevo Testamento, Jesús fue crucificado en el Gólgota, “el lugar de la calavera” (Mateo 27:33-35; Marcos 15:22-25; Juan 19:17-24). Este lugar ha sido identificado como una zona de canteras de piedra abandonadas justo fuera de la muralla de la ciudad de la época.

Unos diez años después de la crucifixión, se construyó una tercera muralla que encerraba la zona de la ejecución y el entierro dentro de la ciudad, lo que explica la ubicación actual del Santo Sepulcro dentro de la Ciudad Vieja de Jerusalén.

El emperador romano Constantino I, converso al cristianismo, hizo demoler el templo de Venus en Jerusalén para construir una iglesia. En el transcurso de la demolición se descubrió una tumba que se pensó que era la de Jesús.

Todo el complejo estaba ricamente decorado, como sabemos por la descripción del biógrafo de Constantino, Eusebio de Cesarea, por las imágenes de la iglesia de Santa Pudenziana de Roma de principios del siglo V y por el mapa de mosaicos de Madaba del siglo VI, así como por las excavaciones modernas.

de qué religión es la iglesia del santo sepulcro

La Iglesia del Santo Sepulcro, en la Ciudad Vieja de Jerusalén, cubre lo que los cristianos creen que es el lugar del acontecimiento más importante de la historia de la humanidad: El lugar donde Jesucristo resucitó de entre los muertos.

– A primera vista, la iglesia puede provocar una sensación de anticlímax. En una plaza cerrada, la fachada de una basílica románica de color oscuro, con cúpulas grises y un campanario recortado.

Esta extensa iglesia del Santo Sepulcro es una mezcla de estilos arquitectónicos. Lleva las cicatrices de los incendios y terremotos, la destrucción deliberada y la reconstrucción a lo largo de los siglos. A menudo es lúgubre y suele estar abarrotada de visitantes ruidosos.

Sólo en el año 326 d.C., el emperador Constantino I comenzó a construir la primera iglesia. La tradición dice que su madre, Santa Elena, encontró la cruz de Cristo en una cisterna no lejos de la colina del Calvario.

La iglesia de Constantino fue quemada por los persas en el año 614, restaurada, destruida por los musulmanes en 1009 y reconstruida parcialmente. Los cruzados completaron la reconstrucción en 1149. El resultado es esencialmente la iglesia que se mantiene en pie hoy en día.

iglesia de la natividad

El statu quo se derivaba de un firman (decreto) del sultán otomano Osman III en 1757[3] que preservaba la división de la propiedad y las responsabilidades de varios lugares santos cristianos. Otros firmans emitidos en 1852 y 1853 afirmaban que no se podía hacer ningún cambio sin el consenso de las seis comunidades cristianas;[a][4][5] estos firmans recibieron el reconocimiento internacional en el artículo 9 del Tratado de París (1856)[6] El término “statu quo” se utilizó por primera vez en relación con los Santos Lugares en el Tratado de Berlín (1878)[6].

El resumen de 1929 preparado por L. G. A. Cust, The Status Quo in the Holy Places, se convirtió en el texto estándar sobre el tema,[7] y los detalles se formalizaron aún más en la Comisión de Conciliación de las Naciones Unidas de 1949, tras la guerra de Palestina de 1947-1949.

El Status Quo se formalizó en el derecho internacional en el artículo 62 del Tratado de Berlín (1878): “Los derechos concedidos a Francia quedan expresamente reservados, quedando bien entendido que el statu quo con respecto a los Santos Lugares no se verá seriamente afectado en modo alguno”.

historia de la iglesia del santo sepulcro

Para hablar de los lugares de peregrinación de la tradición cristiana, es importante distinguir primero entre los lugares situados fuera de la “Tierra Santa” de Oriente Medio y los situados dentro de ese territorio general. Los lugares de peregrinación cristianos fuera de Tierra Santa se consideran sagrados por varias razones, entre ellas: la presencia de reliquias atribuidas a Cristo, María o los doce apóstoles; por las “apariciones” de Jesús o, más a menudo, de María; por los milagros atribuidos a la Sagrada Familia o a varios ángeles; o por la asociación de alguna figura cristiana santa.

Sin embargo, los lugares de peregrinación cristiana en Tierra Santa se consideran sagrados por su asociación directa con la vida real de Jesús.    Si Jesús estuvo o no presente en estos lugares es objeto de un intenso debate académico. Algunos teólogos estrechos de miras y cristianos fundamentalistas pueden insistir en el hecho sobre la base de su fe. Los historiadores, sin embargo, explican que hay escasas pruebas históricas que corroboren el asunto. Los Evangelios del Nuevo Testamento no se consideran documentos históricamente precisos, ya que muestran muchos signos de autoría múltiple, adiciones y cambios posteriores, y contradicciones internas significativas.

  Terremoto en filipinas 2019 hoy