El calvinismo a la luz de la biblia

Deseando a dios

El hipercalvinismo es una rama de la teología protestante que niega el deber universal de los seres humanos de creer en Cristo para la salvación de sus almas. A veces se considera una variante del calvinismo, pero los críticos subrayan sus diferencias con las creencias calvinistas tradicionales. El hipercalvinismo se distingue del calvinismo tradicional en cuanto a la “suficiencia y eficacia” de la expiación de Cristo. La predestinación en el calvinismo tradicionalmente argumenta que sólo los elegidos fueron capaces de entender la expiación de Cristo, pero que la suficiencia de la expiación se extiende a toda la humanidad, mientras que el hipercalvinismo argumenta que la expiación fue suficiente sólo para los elegidos.

El término se originó en el siglo XIX como un descriptor a veces peyorativo, precedido por términos como “falso calvinismo” y “alto calvinismo”. El término puede utilizarse de forma imprecisa, y su distinción del calvinismo tradicional no siempre es clara; escritores como Jim Ellis han sugerido que el hipercalvinismo como concepto se aplica a veces de forma general a denominaciones más conservadoras desde el punto de vista teológico que la del hablante, en lugar de a una postura teológica coherente. No obstante, el hipercalvinismo sigue distinguiéndose como una rama teológica distinta, asociada a figuras como el teólogo del siglo XVIII John Gill.

  Logos de marcas de ropa femenina

Teología del pacto

El calvinismo no comenzó realmente con Juan Calvino. Esta postura doctrinal también se conoce como agustinismo. Históricamente, esta comprensión de la soteriología es la que había sido aceptada históricamente por la iglesia desde los apóstoles. Los adherentes a esta postura doctrinal son llamados calvinistas porque Juan Calvino es más recordado por sus escritos sobre el concepto bíblico de la elección. En su libro Institutos, Juan Calvino dice lo siguiente sobre su propia conversión:

Lo que hoy conocemos como calvinismo echó raíces durante la Reforma Protestante gracias a las obras de Juan Calvino. Los reformistas rompieron con la Iglesia Católica Romana en el siglo XVI. Otros grandes reformadores que ayudaron a propagar esta doctrina fueron Huldrych Zwingli y Guillaume Farel. A partir de ahí las enseñanzas se extendieron y se convirtieron en los fundamentos de muchas de las denominaciones evangélicas que tenemos hoy en día, como los bautistas, presbiterianos, luteranos, etc.

TULIP es un acrónimo que surgió como refutación a las enseñanzas de Jacobo Arminio. Arminio enseñaba lo que hoy se conoce como arminianismo. Estaba fuertemente influenciado por el hereje Pelagio. Arminio enseñaba en 1) el libre albedrío/la capacidad humana (que el hombre puede elegir a Dios por sí mismo) 2) la elección condicional (la predestinación de Dios se basa en que él mira por el portal del tiempo para ver quién lo elegiría por sí mismo) 3) la redención universal 4) el Espíritu Santo puede ser resistido eficazmente y 5) la caída de la gracia es posible.

  Diametro y perimetro es lo mismo

Qué es la predestinación

Los cinco puntos del calvinismo pueden resumirse con el acrónimo TULIP. T significa depravación total, U elección incondicional, L expiación limitada, I gracia irresistible y P perseverancia de los santos. Aquí están las definiciones y las referencias bíblicas que los calvinistas utilizan para defender sus creencias:

Depravación total – Como resultado de la caída de Adán, toda la raza humana está afectada; toda la humanidad está muerta en delitos y pecados. El hombre es incapaz de salvarse a sí mismo (Génesis 6:5; Jeremías 17:9; Romanos 3:10-18).

Elección Incondicional – Debido a que el hombre está muerto en pecado, es incapaz de iniciar una respuesta a Dios; por lo tanto, en la eternidad pasada Dios eligió a ciertas personas para la salvación. La elección y la predestinación son incondicionales; no se basan en la respuesta del hombre (Romanos 8:29-30; 9:11; Efesios 1:4-6, 11-12) porque el hombre no puede responder, ni quiere hacerlo.

Expiación Limitada – Debido a que Dios determinó que ciertos debían ser salvos como resultado de la elección incondicional de Dios, Él determinó que Cristo debía morir sólo por los elegidos. Todos los que Dios ha elegido y por los que Cristo murió serán salvos (Mateo 1:21; Juan 10:11; 17:9; Hechos 20:28; Romanos 8:32; Efesios 5:25).

Soteriología

En el breve espacio de este artículo sería imposible tratar de forma adecuada un tema tan amplio como es la comparación y evaluación de la teología de Lutero con la de Calvino; sin embargo, se puede describir al menos de forma superficial lo más destacado de estos sistemas de teología.2 Ciertamente, no se puede exagerar la importancia de estas dos grandes personalidades. Tanto los historiadores como los teólogos lo reconocen. Incluso los que no compartimos muchos de sus puntos de vista nos vemos obligados a admitir que se destacaron como grandes líderes, a pesar de sus errores, en el movimiento histórico que avanzaba hacia la responsabilidad individual y la libertad de pensamiento. La reforma era inevitable y ciertamente no podemos señalar a un solo individuo como responsable de su llegada. Fue una evolución del orden social. Pero, para ser justos, debemos reconocer el mérito del individuo. La importancia del individuo en un período de la historia es que se encuentra en medio del movimiento social en curso y le da orientación y dirección. Este mérito debe otorgarse a hombres como Lutero y Calvino.